ANDROTALK

Tu fuente de información sobre tecnología

A Fondo

Cómo aprendí a despreocuparme y amar Android sin Google

Google-unchained

Como todos sabemos, Android es un sistema operativo open source, cuyo código base (AOSP) está licenciado mediante una licencia libre (Apache 2.0), exceptuando el kernel Linux, desarrollado bajo licencia GPL. Como todos sabemos, Android no es un proyecto abierto.

No lo es porque Google lo desarrolla en exclusiva de puertas adentro y sólo libera el código de cada versión una vez terminado el desarrollo. Y sobre todo, no lo es porque el auténtico valor añadido de Android no reside en un sistema que, en su versión AOSP, lleva años sin modificaciones sustanciales de funcionalidad: se encuentra más bien en las aplicaciones no libres que Google aporta.

Mirad el catálogo de aplicaciones de Google en la Play Store y veréis que es prácticamente imposible escapar de la gran G, aunque sea simplemente porque tiene la propia Play Store. Algunos comentaréis: «Bueno, tiene sentido, el sistema es de Google». Sin embargo, si hablamos de un ecosistema abierto, está claro que la experiencia de usuario estándar de Android está en buena parte en manos de los amigos de Mountain View, con lo que resulta engañoso vender Android como «abierto» como hace el legendario tuit de Andy Rubin con las instrucciones para bajar el código fuente de AOSP.

Dicho todo esto, hay razones perfectamente legítimas para no querer a Google en tu teléfono.

  • Puede ser porque se han dedicado a hacer el trabajo sucio e ilegal a la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU., que ni es agencia (más bien es una especie de consorcio público-privado), ni es de seguridad (el espionaje masivo no la da),  ni es nacional (porque actúa en todo el mundo).
  • Puede ser porque quieres escapar del filtro-burbuja que puede sesgar de forma inconsciente lo que lees y a qué gente conoces según criterios de relevancia que tú no controlas.
  • Puede ser porque defiendes a ultranza el software libre y los pasos de Google con Android te han defraudado.
  • Puede ser por algo tan simple como que Google, teniendo desde hace lustros más del 95% del mercado de búsqueda en España, no paga impuestos aquí como otras empresas tecnológicas. Aunque le tengas inquina a Google, eso no significa que tengas que deshacerte de tu teléfono o tableta, aunque está claro que es más fácil en algunos casos.

El objetivo de esta serie, cuyo título posiblemente no te dirá nada a menos que conozcas el filme que aquí el franquismo llamó Teléfono Rojo: volamos hacia Moscú, consiste en establecer cómo podemos escapar de Google sin tener que abandonar nuestro teléfono Android.

Podemos llamarlo «Proyecto Android sin Google», y lo vamos a dividir en una serie de partes: en la primera veremos cómo escapar del principal punto de dependencia, la Play Store; en la segunda (que probablemente llevará más de un artículo) veremos cómo sustituir los servicios y aplicaciones de Google por otros de terceros; y en la tercera veremos qué hardware puede permitirte usar Android sin Google encima de tu chepa. En esta última sin duda jugará un papel importante la reciente gama X (Normandy) que Nokia lanzó en el MWC.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.